Uncategorized

¿Qué hace que la DOP Cebreros de lugar a vinos tan personales?

Hay una serie de características que hacen que la Denominación de Origen Protegida de Cebreros de lugar a unos vinos muy personales, hablamos del tipo de terrenos, de tierra y clima, que será en lo que nos centraremos en este post. 

Los suelos en los municipios de la DOP Cebreros son pobres de arena granítica y esquisto pizarroso con carácter metamórfico en su gran mayoría, con elevaciones y pendientes del terreno que dan lugar a laderas de pendientes pronunciadas y cerros que oscilan entre los 1300 y 2000 metros de altitud, en algunas zonas incluso a partir de 700 metros, sobre todo en el Valle del Tiétar, lo que proporciona un clima más templado.

La litología granítica con retazos en algunas zonas de rocas filonianas, proporcionan a la uva un nivel de acidez propio de la zona, individualizando su origen. Esta acidez no se encuentra presente en suelos arcillosos, casi nulos en la zona de la DOP Cebreros y de ahí sus características propias e individuales.

Junto con el suelo y su ubicación no podemos olvidar el clima, un clima Continental Atlántico con pequeños microclimas en ciertas zonas, de inviernos fríos pero cortos y veranos largos, secos y de calor, en el que hay pequeños intervalos de primaveras poco lluviosas y cortas y otoños algo lluviosos y templados, las precipitaciones son escasas aunque son más abundantes en el Valle del Tiétar, estas pequeñas diferencias de las zonas que componen la DOP Cebreros, nos proporcionan características propias de los frutos de la zona que imprimen su carácter en los caldos de la Denominación.

 

Todas estas característica edáficas, climatológicas, geológicas y vitícolas, unidas a la edad de las cepa, unas cepas viejas de entre sesenta y ochenta años de edad media, con algunas cepas que son casi centenarias, imprimen al vino un carácter diferenciador de otros vinos, sin olvidar que ésto asegura una baja productividad con una alta calidad de la uva, hablamos de que la densidad de producción oscila en 1600 cepas por hectárea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *