Bodegas

Bodega Huellas del Tiétar.

INICIO

Bodega con su origen en Lanzahíta, corazón del Valle del Tiétar, al sur de la provincia de Ávila y abrigada al Norte por la Sierra de Gredos. En el año 2013 varios vecinos encabezados por Feliciano Conde y su hija Teresa decidieron parar el arranque de cepas viejas de Garnacha tinta, acción que les llevó cuatro años después y gracias a esta recuperación y conocimiento de las características de estos viñedos, a construir la bodegaHuellas del Tiétar”.

La incorporación de la bodega a la DOP Cebreros en el año 2017 les reafirmó en la idea de elaborar un vino de la máxima calidad. En la actualidad hablamos de una pequeña bodega con una producción estimada de unas 20.000 botellas, que planean un futuro próximo la producción de varios vinos de gran calidad, apostando tanto por el mercado nacional como internacional.

 

NUESTROS VIÑEDOS

Hablamos de pequeños viñedos de secano, de no más de una hectárea, todos ellos mirando al río Tiétar situados en la falda de la sierra de Gredos, rodeados de higueras, madroños, robles, jaras… Un aspecto para enorgullecerse es el hecho de que han sido adquiridos no solo por su potencial, sino también para darle el uso que merecen y evitar así su desaparición.

Como el vino se hace en la viña, se trata con especial cuidado, siendo arados y estercolados con estiércol procedente de ganaderías ecológicas, de forma tradicional. Para que cada cepa acumule el agua de lluvia del invierno, en primavera se le “hace los pies” con azada, una labor que se realiza a unas aproximadamente 15.000 cepas; proceso que agradecen estas cepas en vaso casi centenarias.

Se vendimia a mano cada terruño cuando sale el sol, en pequeñas cajas de diez kilos para evitar que la uva se rompa y se inicie una fermentación incontrolada. Como las parcelas son pequeñas, la vendimia finaliza a las once de la mañana con la uva todavía fría, posteriormente, en la propia viña se hace una primera selección de racimos que completan en la bodega mediante selección manual “uva a uva” en mesa de selección para después, encubar por gravedad en los depósitos situados en la planta inferior de la bodega.

 

NUESTROS VINOS

En el año 2019 saldrán al mercado los primeros vinos de garnacha; un rosado, un tinto joven y un crianza en roble francés que serán de una gran calidad. Con el objetivo de situar el Valle del Tiétar como un referente en vinos de calidad dentro del repertorio de un consumidor que busca experiencias fuera del mercado tradicional.

 

GALERÍA